No me extenderé mucho en este post, la gente está pensando en descansar durante las próximas semanas y mejor proponer lecturas ligeras, aunque el mensaje sea importantísimo: valoración de Startups.

La diferencia está en el dinero

La diferencia entre la valoración premoney y postmoney (en una Startup o en cualquier negocio) radica en el dinero. “La premoney” es la valoración que tiene la compañía cuando empieza la ronda. “La postmoney” es la valoración de la compañía cuando entra el dinero procedente de la ronda. La diferencia entre ambas es justo la cantidad de capital que se incorpora en la compañía mediante equity, es decir, mediante ampliación de capital.

Así, cuando empezamos la ronda tenemos que saber qué vale nuestra compañía en ese mismo momento (premoney). Pongamos que son €2m. El siguiente input necesario es la cantidad de dinero que buscamos (la ronda). Pongamos que son €0.5m. Por tanto, la postmoney será:

v. premoney (€2m) + tamaño buscado de ronda (€0.5m) = v. postmoney de inicio (€2.5m)

Esto significa que los nuevos inversores tendrían derecho a un 20% de la compañía, porque inyectarían capital por €0.5m con una valoración de €2.5m.

Sí, habéis hecho una buena observación, los porcentajes de participación para los nuevos inversores se calculan sobre la valoración postmoney, JAMÁS SOBRE LA VALORACIÓN PREMONEY (creo que en este post se puede intuir por qué). Esto es absolutamente fundamental.

Pero cuidado, las rondas no siempre se cierran con la cantidad buscada

Generalmente las Startups no cierran sus rondas con las cantidades que inicialmente buscaban. Dichas cantidades se deben basar en una adecuada planificación financiera, pero muchas veces las rondas se cierran por cantidades superiores a las buscadas (hay exceso de peticiones sobre los tickets disponibles y los emprendedores deciden aprovechar esa sobre oferta de dinero) o inferiores (cuesta enganchar a los inversores, pero tenemos unos cuantos tickets cerrados).

En esos casos, hay que revisar la valoración postmoney. Si por ejemplo cerramos €0.75m, la cosa quedaría así:

v. premoney (€2m) + tamaño final de la ronda (€0.75m) = v. postmoney de cierre (€2.75m) 

En este caso, los inversores tomarán un porcentaje del 27,27% de la compañía (€0.75m / €2.75m). Esto significa una mayor dilución de los socios que ya estaban en el capital antes de la entrada de los nuevos inversores.

Cuando hay sobreoferta de financiación, los fundadores deben decidir capital versus dilución

Algunas cosas que pasan si no manejas bien los diferentes conceptos de valoración

Estas son algunas de las situaciones que un CEO debe evitar mediante un completo y perfecto manejo de la diferencia aparentemente sencilla entre valoración premoney y postmoney:

  1. Comunicar al inversor la valoración sin decir si es premoney o postmoney. El inversor siempre entenderá que es postmoney, de forma que no importa de cuánto sea la ronda, porque los porcentajes siempre los calculará sobre la valoración comunicada. Esto puede ser especialmente dramático si la valoración comunicada era la premoney.
  2. No calcular mentalmente las diluciones en una negociación.
  3. No haber planificado los diferentes escenarios de valoraciones con la cap table delante (establecer líneas rojas).
  4. Conceder descuentos en notas convertibles o sobre aportaciones en las siguientes rondas sobre la valoración postmoney, en lugar de hacerlo sobre la premoney.
  5. Manejar diferentes valoraciones premoney dentro de la misma ronda sin que exista un motivo sólido y argumentado para ello.

Estas y muchas más, encantado de que las compartáis y ayudemos a otros emprendedores a evitarlas.

 

VEP